La alimentación es una de las más grandes contribuciones a la salud de nuestro cuerpo, de ahí que la nutrición clínica sea una excelente herramienta para atender pacientes con enfermedades en las que una buena alimentación es parte del tratamiento.


Existe evidencia científica que comprueba el papel que juega la nutrición en el bienestar de las personas. Esto es debido a que se promueven hábitos y estilos de vida saludables que tienen un carácter preventivo.


Podemos decir en pocas palabras que la nutrición clínica se encarga de prevenir, diagnosticar y tratar cambios nutricionales relacionados con diferentes enfermedades agudas y crónicas.


Por ejemplo, en tratamientos para la diabetes donde puede controlarse la glucosa en pacientes que ya padezcan esta enfermedad, aunque también existe la posibilidad de tener una alimentación adecuada para prevenirla.


La nutrición clínica ayuda con diversos problemas

Gracias a que la nutrición clínica ayuda a las personas con buenos hábitos puede ayudar con males como la malnutrición en donde el afectado se encuentra en un estado de disminución física y mental debido a la falta de alimentos o a la pobre absorción de los nutrientes.


También puede combatir el sobrepeso y la obesidad combatiendo la acumulación de grasas con una dieta adecuada. De igual manera, puede ayudar con la diabetes en la que el azúcar en la sangre es un factor de riesgo.

Las enfermedades del riñón y aparato digestivo son otros padecimientos en los que la nutrición clínica puede ser de ayuda.


Es importante hacer notar que muchas de estas enfermedades vienen precedidas de un diagnóstico médico que conlleva recomendaciones de alimentación. Sin embargo, para cuestiones como la obesidad por lo general es el paciente quien acude con un especialista.


En Copilli Salud Integral contamos con expertos en nutrición clínica que pueden ayudarle con el tratamiento de sus padecimientos a base de una alimentación adecuada para usted. No dude en contactarnos y solicitar una cita, estamos al servicio de su salud.